iymagazine.es


    22 de enero de 2019

I+D UNIVERSITARIO

Una vez que los fármacos contra el cáncer se han mostrado efectivos, la investigación se centra ahora en buscar nuevos tratamientos que minimicen los efectos secundarios y, sobre todo, que sean más selectivos a la hora de eliminar las células cancerígenas y preservar las células sanas. El vehículo para aplicar estas terapias se convierte así en una línea fundamental de ensayo para llegar de forma más directa y eficaz a los tumores.

Unos niveles de sangre altos de cerámidas, unas moléculas de la familia de las grasas que forman parte de las membranas de las células, aumentan la posibilidad de sufrir un episodio cardiovascular. Además, la dieta mediterránea atenúa los efectos de estas moléculas sobre el riesgo cardiovascular. Así lo ha demostrado un estudio conjunto de la Universidad de Navarra y Harvard T.H. Chan School of Public Health liderado por Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de la Facultad de Medicina y miembro de CIBERobn.

Con el aumento de la esperanza de vida de la población, se ha incrementado la prevalencia de heridas cutáneas agudas y crónicas que presentan problemas de cicatrización. Cirugías, laceraciones accidentales, infecciones, quemaduras, úlceras por presión, venosas o diabéticas son algunas de las principales causas de este aumento de heridas agudas, cuyo tratamiento supone un elevado coste.
Investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, la Universitat de València y el Hospital de Sagunto iniciarán este mes de marzo en la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) del Servicio de Medicina Interna de este Hospital valenciano un ensayo clínico con pacientes de Crohn y colitis ulcerosa.

Investigadores de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, junto con el Hospital Sant Joan de Déu y la Universidad Pompeu Fabra, han comenzado un proyecto para el desarrollo de un medicamento “vivo”, basado en células sintéticamente diseñadas que responderán al azúcar de la sangre liberando insulina, regulando de esta forma la glucemia mediante una sola aplicación, que duraría semanas o incluso meses, evitando así la necesidad de las inyecciones diarias de insulina.

Suecia, Finlandia y Dinamarca son los países de la Unión Europea donde se practica actividad física o deporte con más regularidad, según un estudio científico publicado en Open Access Library Journal por los expertos Antonio Monleón-Getino, Marta Cubedo y Martín Ríos, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, y Daniel Ríos, profesor del Instituto de Sales, en Viladecans (Barcelona). Las conclusiones subrayan que los habitantes de Portugal, Italia, España y, muy especialmente, Grecia, se sitúan por debajo del valor promedio de Europa en indicadores sobre población y actividad física.

Una investigación aplica las técnicas y métodos comunes de la geología para establecer la alimentación de los individuos de un yacimiento arqueológico de Zaragoza
Joaquín Silvestre, al frente, junto a su equipo de trabajo del Laboratorio de Materiales Avanzados de la UA
Joaquín Silvestre, al frente, junto a su equipo de trabajo del Laboratorio de Materiales Avanzados de la UA
Los nanomateriales se presentan como una alternativa para el tratamiento de enfermedades en entornos críticos como son la región cercana a la Central Nuclear de Chernóbil, en Ucrania, o la zona de pruebas nucleares del ‘Semipalatinsk’ al norte de Kazakhstan. Enmarcado en el programa de financiación europea Horizonte 2020, acaba de arrancar el proyecto “Nanoporous and nanostructured materials for medical applications” – NanoMed- coordinado por la Universidad de Alicante.
Un equipo internacional liderado por la Universidad de Barcelona ha identificado un nuevo mecanismo antibacteriano que protege los macrófagos —unas células defensivas del sistema inmunitario— contra las infecciones de la bacteria Salmonella enterica serovar Typhimurium (S. Typhimurium), un patógeno relacionado con diversas enfermedades gastrointestinales.
Una nueva “spin-off”, integrada por investigadores del grupo GIFMA del I3A, ha nacido con el apoyo del Programa Acelerador SpinUP de la Universidad de Zaragoza
0,5