iymagazine.es

A partir de un tratamiento innovador que combina ultrasonidos, biopolímeros y enzimas

Un grupo de investigadores del Campus de la UPC en Terrassa elimina las bacterias infecciosas de los tejidos sanitarios

Ya se están fabricando batas y sábanas antibacterianas con la nueva técnica, que se está probando en algún hospital europeo con excelentes resultados.

Por Laura T. Martínez
x
lauraiymagazinees/5/5/16
miércoles 23 de abril de 2014, 10:50h
El Grupo de Biología Molecular e Industrial (GBMI) de la Universidad Politécnica de Cataluña • BarcelonaTech (UPC) ha conseguido mejorar el efecto antimicrobiano de los tejidos sanitarios con un pretratamiento enzimático y la deposición simultánea de nanopartículas y biopolímeros con ultrasonidos. Esta técnica sirve para crear un material textil completamente aséptico a la presencia de microorganismos y evita la aparición de infecciones nosocomiales. La investigación se ha realizado en el marco del proyecto europeo SONO, dotado con 12 millones de euros, y en el que participa un consorcio de 17 empresas y centros de investigación, entre los que se incluye el GBMI.
Un grupo de investigadores del Campus de la UPC en Terrassa elimina las bacterias infecciosas de los tejidos sanitarios
La infección nosocomial es aquella que se desarrolla durante la hospitalización del paciente y que no estaba presente en el período de incubación ni tampoco en el momento de ingreso. Este tipo de infecciones continúan siendo en la actualidad un problema relevante para los hospitales.

Para intentar afrontarlo, la Unión Europea financia el proyecto SONO, en el que participan 17 socios y del que forma parte el Grupo de Biología Molecular e Industrial del Campus de la UPC en Terrassa. El objetivo de este proyecto europeo es mejorar el efecto antimicrobiano de los tejidos con la deposición de nanopartículas de óxido de zinc y biopolímeros mediante ultrasonidos.

Nanopartículas más resistentes

El equipo de investigadores del Campus de la UPC en Terrassa dirigido por Tzanko Tzanov ha utilizado unas enzimas determinadas que mejoran la adhesión de las nanopartículas antimicrobianas al tejido bajo los efectos de los ultrasonidos. Con la aplicación de estas enzimas, los investigadores han logrado una mayor durabilidad de las nanopartículas en el tejido, incluso después de realizar 70 ciclos de lavado.

El efecto antimicrobiano con la investigación realizada por GBMI es ahora total. La efectividad ha aumentado también gracias a la incorporación en el tejido de materiales híbridos formados por una mezcla de materiales inorgánicos y orgánicos, tales como nanopartículas de zinc y quitosano. Con la utilización de estos productos, no sólo eliminan las bacterias sino que se impide el crecimiento de nuevos.

Actualmente ya funcionan dos prototipos de máquinas que fabrican tejido para batas y sábanas hospitalarios según los resultados surgidos del proyecto SONO y aplicando los resultados de la investigación realizada por el consorcio del proyecto. Una de estas máquinas está instalada en la empresa italiana KLOPMAN International y otra en la empresa rumana DAVO Clothing. Los tejidos que se fabrican en estas dos máquinas ya se están probando en el hospital de Sofía (Bulgaria) con excelentes resultados.

Las infecciones hospitalarias, un problema que crece

Algunos de los factores que están haciendo aumentar el índice de infecciones nosocomiales son, entre otros, la mayor frecuencia de pacientes con compromiso inmunitario, la aparición de microorganismos resistentes, el aumento en la complejidad de las intervenciones realizadas y la realización de procedimientos invasivos.

Las infecciones contraídas en el hospital están entre las principales causas de mortalidad y de aumento de morbilidad en pacientes hospitalizados y suponen una pesada carga para el sistema de salud. Estas infecciones las padecen entre un 3% y un 10% de los pacientes ingresados en un hospital, tienen una tasa de mortalidad del 1% por ellas mismas y contribuyen con un 3% más a la mortalidad de otras enfermedades.

En cuanto a los costes, la prolongación de las estancias en los hospitales a causa de estas infecciones se ha estimado entre 5 y 10 días. Esta cifra permite intuir la magnitud económica del problema.

Más de 4 millones de infecciones al año

Las infecciones nosocomiales de origen endógeno se producen principalmente por el contacto con las batas y las sábanas. De hecho, cualquier otra ropa utilizada específicamente en un entorno hospitalario es susceptible de ser infectada por bacterias y de propagar esta infección a los pacientes y al personal sanitario. En el conjunto de Europa se calcula que cada año se registran más de 4 millones de infecciones nosocomiales. Por ello, últimamente se han desarrollado técnicas profilácticas que inciden directamente en los tejidos. Es el caso del proyecto SONO, un proyecto europeo generado para fabricar textiles inteligentes antibacterianos 100% efectivos..
Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios