iymagazine.es
¿Cómo conseguir un aval bancario para mi empresa?

¿Cómo conseguir un aval bancario para mi empresa?

jueves 13 de febrero de 2020, 13:08h

Para una empresa, conseguir un aval bancario puede permitirle seguir operando con normalidad. Por el contrario, no disponer del referido aval puede dificultar enormemente su continuidad y, llegado un caso extremo, abocarla a la desaparición.

Un aval bancario es un contrato suscrito entre la empresa (o un particular) y una entidad bancaria, en el que la entidad garantiza que responderá ante el beneficiario en caso de que la empresa que ha solicitado el aval (conocido como avalado) no pueda hacerse cargo del pago del importe avalado, o no pueda responder de una obligación que ha contraído con el beneficiario.

Es decir, el banco respalda la deuda mediante un aval bancario, garantizando ante terceros que responderá de la obligación de pago. El banco se convierte así en avalista.

¿Cuándo se solicita un aval bancario?

El aval bancario sirve para que las empresas cumplan sus compromisos y hagan frente a las deudas en momentos en que no pueden atenderlas. No obstante, hay que tener en cuenta que el acreedor no siempre ejecutará el aval. En realidad, la función del aval no es tanto servir para el cobro, sino ofrecer al acreedor la certeza de que, pase lo que pase, su deuda o la obligación será cumplida.

Es habitual que los bancos concedan avales para garantizar deudas y obligaciones que las empresas tienen con:

  • Organismos públicos. Cuando se abre una licitación pública, las administraciones siempre exigen un aval a las empresas que participan, con el fin de garantizar que, pase lo que pase, van a cumplir sus obligaciones.
  • Hacienda y tribunales de justicia, que exigen un aval o caución para garantizar el cumplimiento de sus resoluciones.
  • Por anticipo de subvenciones, para garantizar que, si no se cumplen las condiciones a las que se someten las subvenciones, la administración concedente recupera el dinero.
  • Ante proveedores y en garantía de pagos aplazados.
  • En garantía de las cantidades entregadas a cuenta en la compraventa de viviendas y por arrendamiento.

El aval puede tener una caducidad (es decir, se concede por un tiempo limitado y, transcurrido ese plazo, se extingue) o no tenerla, de modo que el beneficiario puede reclamar el pago de la deuda en cualquier momento siempre que no haya prescrito.

¿Cómo se pide el aval bancario?

Hoy resulta más sencillo que nunca pedir un aval bancario, gracias a la introducción progresiva de la banca online. Puedes pedir información por teléfono, solicitar tu aval por Internet o acudir a tu sucursal bancaria.

Suele exigirse ser cliente de la entidad financiera en cuestión, pues se trata de un contrato basado en la confianza. El aval bancario se pide de forma sencilla, por teléfono o incluso por Internet, y la entidad examinará entonces la solvencia de la persona que lo solicita.

El coste del aval bancario depende de la cantidad a avalar y del plazo. A mayor riesgo (por ser más alta la cantidad) y más largo plazo, mayor coste. El cliente deberá también abonar una comisión de apertura, y si el banco debe responder a alguno de los pagos, el cliente deberá devolver dicha cantidad con los intereses y plazos pactados.

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de IyMagazine

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.