iymagazine.es


    26 de mayo de 2020

investigación salud

Unos niveles de sangre altos de cerámidas, unas moléculas de la familia de las grasas que forman parte de las membranas de las células, aumentan la posibilidad de sufrir un episodio cardiovascular. Además, la dieta mediterránea atenúa los efectos de estas moléculas sobre el riesgo cardiovascular. Así lo ha demostrado un estudio conjunto de la Universidad de Navarra y Harvard T.H. Chan School of Public Health liderado por Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de la Facultad de Medicina y miembro de CIBERobn.

Con el aumento de la esperanza de vida de la población, se ha incrementado la prevalencia de heridas cutáneas agudas y crónicas que presentan problemas de cicatrización. Cirugías, laceraciones accidentales, infecciones, quemaduras, úlceras por presión, venosas o diabéticas son algunas de las principales causas de este aumento de heridas agudas, cuyo tratamiento supone un elevado coste.

Investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, la Universitat de València y el Hospital de Sagunto iniciarán este mes de marzo en la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) del Servicio de Medicina Interna de este Hospital valenciano un ensayo clínico con pacientes de Crohn y colitis ulcerosa.

Investigadores de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, junto con el Hospital Sant Joan de Déu y la Universidad Pompeu Fabra, han comenzado un proyecto para el desarrollo de un medicamento “vivo”, basado en células sintéticamente diseñadas que responderán al azúcar de la sangre liberando insulina, regulando de esta forma la glucemia mediante una sola aplicación, que duraría semanas o incluso meses, evitando así la necesidad de las inyecciones diarias de insulina.

Una investigación aplica las técnicas y métodos comunes de la geología para establecer la alimentación de los individuos de un yacimiento arqueológico de Zaragoza

Los nanomateriales se presentan como una alternativa para el tratamiento de enfermedades en entornos críticos como son la región cercana a la Central Nuclear de Chernóbil, en Ucrania, o la zona de pruebas nucleares del ‘Semipalatinsk’ al norte de Kazakhstan. Enmarcado en el programa de financiación europea Horizonte 2020, acaba de arrancar el proyecto “Nanoporous and nanostructured materials for medical applications” – NanoMed- coordinado por la Universidad de Alicante.

Un equipo internacional liderado por la Universidad de Barcelona ha identificado un nuevo mecanismo antibacteriano que protege los macrófagos —unas células defensivas del sistema inmunitario— contra las infecciones de la bacteria Salmonella enterica serovar Typhimurium (S. Typhimurium), un patógeno relacionado con diversas enfermedades gastrointestinales.

Una investigadora de la Facultad de Educación y Deporte de la UPV/EHU ha verificado que la actividad física aporta mejoras inmediatas a enfermos crónicos adscritos a un programa de ejercicio físico. Para ello, ha realizado un análisis retrospectivo del programa terapéutico de ejercicio llevado a cabo por el Dr. Zunzunegui entre los años 2000 y 2012 en el Centro de Medicina Deportiva de Mendizorroza con el objetivo de mejorar los síntomas de diferentes enfermedades crónicas y reducir los factores de riesgo, así como de dar a conocer los beneficios que tiene la actividad física en sus enfermedades a los colectivos con patologías crónicas.

Los tratamientos odontológicos mínimamente invasivos contra la caries consisten en eliminar la menor parte posible de tejido de la dentina afectado, el cual se puede remineralizar con el empleo de composites dentales bioactivos de carácter terapéutico.

El Congreso Nacional de Jóvenes Investigadores en Biomedicina ha concedido el premio a la Mejor Comunicación Oral a una investigadora de la Universidad de Zaragoza. María Virumbrales, licenciada en bioquímica, está realizando su trabajo de tesis en el grupo de Mecánica Aplicada y Bioingeniería (AMB) del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A).

Investigadores del Grupo de Óptica y Percepción Visual (GOPV) de la Universidad de Alicante han diseñado la primera lente de apoyo escleral multifocal para la compensación de la presbicia o vista cansada. Denominada Presbycustom, se trata de una lente de contacto de material altamente permeable al gas con un diseño personalizado a las características de cada ojo.

El Instituto de Física Corpuscular (IFIC) y el Departamento de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universitat participan en un equipo de investigación que ha diseñado un nuevo dispositivo para aplicar radioterapia en el tipo más común de cáncer de piel, el carcinoma de células basales, y, en general, los tipos de cáncer “no melanoma”. El nuevo sistema permite tratar tumores de mayor diámetro que su predecesor, el ‘Aplicador Valencia’, desarrollado por el mismo equipo y comercializado por la empresa Elekta. Participan, además, físicos del Hospital La Fe, Hospital General y Elekta.

Desde hace tiempo se sabía que los extractos de la planta Cannabis, al igual que los cannabinoides sintéticos y los producidos por el propio cerebro, se unen a los receptores de cannabinoides tipo 1 (CB1) localizados en las terminales nerviosas de las neuronas, causando una inhibición de la liberación de mensajeros químicos (neurotransmisores) en las zonas de comunicación entre las células nerviosas.

Investigadores de la Universitat de València y de INCLIVA han validado una novedosa metodología para el tratamiento de la distrofia miotónica de tipo 1, a través del aumento terapéutico del gen muscleblind, mediante el silenciamiento de otro, miRNAs. La investigación, realizada en un modelo animal y publicada en la revista científica ‘Scientific Reports’, abre la puerta a reducir la atrofia y otras manifestaciones musculares derivadas de la patología.

Según afirma María Javier Ramírez, catedrática de Farmacología de la Universidad de Navarra e investigadora de esta enfermedad desde hace 20 años, “los últimos estudios epidemiológicos señalan que la enfermedad podría comenzar a desarrollarse sin dar síntomas alrededor de los 50 años, y por tanto, una vida saludable a partir de esa etapa de la vida podría reducir el riesgo de padecerla”.